Convergencia i Unity

Como ya sabrán casi todos los adeptos a las nuevas tecnologías en general, y a la informática en particular, el magnate y emprendedor Mark Shuttleworth, dueño, a la sazón, de Canonical Ltd., la empresa desarrolladora de la archiconocida distribución Ubuntu, ha publicado por sorpresa un mensaje impreciso, repleto de palabrería hueca en tono institucional y salpicado de ambigüedades, en el cual anuncia solemnemente que su empresa abandona todos los esfuerzos y congela las inversiones orientadas a consolidar el desarrollo del proyecto Unity 8, actual ¿escritorio? del sistema Ubuntu.

Ubuntu 14.04

Escritorio de Ubuntu 14.04 LTS

Lo cual supone, también, el consiguiente abandono de la soñada convergencia entre los escritorios de las principales plataformas de hardware: PC, tableta y móvil; lo cual es, al parecer, una de las aspiraciones de las grandes empresas tecnológicas. 1.

La ambigüedad a la que aludo viene dada por el hecho de que Shuttleworth, en su comunicado, afirma que «vamos a terminar nuestra inversión en Unity8, el teléfono y la convergencia», por lo que «cambiaremos nuestro escritorio predeterminado de Ubuntu de nuevo a GNOME para Ubuntu 18.04 LTS». Esto, si no he traducido mal, quiere decir que la versión 18.04 de Ubuntu no incluirá Unity como caparazón del entorno de escritorio Gnome; y, por tanto, será sustituido por Gnome Shell, el caparazón que se incluye por defecto en Gnome desde la versión 3, el cual nunca fue del agrado de la gente de Canonical. Pero resulta un tanto confuso que Shuttleworth …

  1. hable de cambiar de nuevo el escritorio predeterminado de Ubuntu a Gnome, puesto que Ubuntu nunca ha dejado de incluir a Gnome como entorno de escritorio y a Unity como interfaz de caparazón 2.
  2. se refiera a Unity como si fuese una cosa equiparable a Gnome, obviando el hecho de que Unity (que yo sepa) no es un entorno de escritorio; sustituye, única y exclusivamente, a Gnome Shell, el caparazón original de Gnome 3.

Pero bueno, demos por sentado que Shuttleworth ha querido decir que la versión 18.04 de Ubuntu llevará el entorno de escritorio Gnome junto con el Gnome Shell, y que renuncia a seguir empleando recursos para que Unity 8, la joya de su corona, se convierta en una interfaz de caparazón adaptable al entorno de escritorio del PC (Ubuntu) y del móvil (Ubuntu Phone, Touch o como diablos se llame).

arquitecturas dispositivos

Dejando a un lado las especulaciones, las interpretaciones retorcidas de los gurús habituales y los intereses comerciales y financieros de Shuttleworth con Canonical (que no deja de ser una empresa con fines pecuniarios), uno de los temas que me parecen más chocantes es la dichosa convergencia. El empeño por pretender uniformar el aspecto de la interfaz gráfica de todos los dispositivos que funcionan con un sistema Ubuntu es algo que, además de absurdo, me parece inviable. Un ordenador (portátil o de sobremesa) posee un hardware específico que le confiere unas peculiaridades técnicas y unas funcionalidades distintas a las de un móvil; algo lógico, pues están concebidos para usos y contextos diferentes. Por tanto, es un sinsentido intentar que las interfaces gráficas de ambos dispositivos converjan en un mismo escritorio, ni siquiera en un mismo caparazón de entorno de escritorio, ya que interactúan de forma desigual con el usuario: los ordenadores se manejan con teclado y ratón (o panel táctil) y los dispositivos móviles con pantalla táctil y algún botón lateral. Por no hablar de la influencia que ejerce el tamaño de las respectivas pantallas sobre los elementos y el funcionamiento de las interfaces.

Por tanto, he de reconocer que la noticia de la renuncia de Canonical a Unity y a su convergencia (aunque lo primero estaría por confirmar) me deja un tanto indiferente. Tanto más cuanto que no soy usuario de Ubuntu desde que fue lanzada la primera versión que incluía -precisamente- Gnome 3 con su inseparable Unity, una interfaz y un escritorio que siempre me han repateado, sobre todo tras haber estado varios años disfrutando de las versiones de Gnome anteriores a la 3. En cambio, la renuncia a la movilidad, a competir por introducirse en los dispositivos móviles a través de Ubuntu Phone, sí me decepciona un poco; pienso que hubiera sido una excelente oportunidad de intentar romper el duopolio iOS/Android. Algo que está haciéndose cada vez más necesario.


  1. Microsoft también anda metido en lo mismo con su Windows 10 
  2. un shell, para los más pedantes 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s