Sobre mí

Como decía Ortega y Gasset: yo soy yo y mis circunstancias. Y mis circunstancias (quizás mis genes) hicieron que, desde la infancia, me llamase la atención todo aquello que tuviera lucecitas, botones, teclas, pantallas y, en general, cualquier chisme con circuitos electrónicos. Desde aquellas primeras calculadoras con pantalla de fósforo verde que me causaban asombro siendo un niño, hasta los modernos relojes inteligentes, siempre me ha atraído cualquier aparato capaz de automatizar tareas complejas o monótonas, o de facilitarnos la vida.

Electrónica y Microordenadores

Portada de «Electrónica y Microordenadores»

Y esta afición, casi pasión, se ha convertido en un eje fundamental en torno al cual ha girado gran parte de mi vida. El punto de arranque lo sitúo, exactamente, en el ya lejano año 1982, cuando, gracias a una enciclopedia por fichas de la editorial Nueva Lente («Electrónica y Microordenadores», cuyos dos primeros fascículos cayeron en mis manos casi por casualidad), descubrí la existencia de la ciencia informática, las computadoras, los programas; y comencé a familiarizarme con su jerga asociada: hardware, software, periféricos, etc.

Desde entonces me he sentido embelesado por la informática, los ordenadores y todo lo que nos ha traído la revolución de la micro-electrónica digital. Y, por ende, no he dejado de adquirir conocimientos, aprender nuevos conceptos, empaparme de ideas innovadoras y, en una palabra, curiosear. Un enorme caudal de información que me ha ido llegando a lo largo del tiempo a través de varias fuentes: enciclopedias, revistas, artículos de prensa, libros, documentales de televisión, películas, series y, por supuesto, Internet.

Anuncios